Skip to content

Rechazo a la política universitaria de WERT en Aragón

20/09/2013

La inauguración del curso universitario que iba a tener lugar el próximo lunes en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, con la presencia del ministro José Ignacio Wert y de Felipe de Borbón, ha sido finalmente cancelado.

No sé a quien se le ocurrió la estúpida idea de utilizar la Universidad de Zaragoza para semejante acto, con el rechazo que existe entre la comunidad universitaria a las políticas sectarias y discriminatorias del ministro Wert en educación y, en este caso, en educación universitaria. Pero menos sé cómo sus compañeros del PP aragonés pudieron hacerle creer que le interesaba venir a Aragón y pisar el suelo de la Universidad pública aragonesa. Así que ante la posibilidad (real) de tener que afrontar la realidad y escuchar la libre expresión de la indignación de estudiantes y demás miembros de la comunidad universitaria, han debido de poner “alguna pega”. Fijo, vaya.

Alguien de su partido debió de contar en Madrid que el PP lo tenía todo bajo control en Aragón, con el argumento de que por aquí acostumbramos a tragarnos todos los desprecios, discriminaciones y ataques a los derechos ciudadanos posibles al son de alguna jotica.

Alguien del PP, con ganas de hacer méritos ante sus jefes, debió de contar en Madrid que año tras año los distintos gobiernos de España utilizan el amplio margen de resignación de las y los aragoneses para desviar a otras comunidades autónomas los dineros que deberían llegar aquí por justicia y por ley en los Presupuestos Generales, sin que se le abra las carnes al personal (ni al gobierno autonómico, por supuesto).

Pero ese “alguien” patinó, y no calculó bien el grado de hartazgo de una buena parte de la sociedad aragonesa y, por supuesto, de la comunidad universitaria. Y cuando el ministerio de Educación y la casa real tuvieron conocimiento de los actos reivindicativos que estaban provocando el anuncio de la visita de Wert y de Felipe, seguro que empezaron a preocuparse. En el fondo, no deja de ser un acto de soberbia supina -o de tremenda torpeza- pretender entrar en la Universidad de Zaragoza como si nada, como si no fueran realidad el recorte en becas y la pérdida de accesibilidad a los estudios universitario, la amortización de plazas docentes, los recortes salariales, los recortes en investigación,la insuficiente financiación de la Universidad de Zaragoza… La sombra de chanchullos familiares y corrupción que envuelve a uno, el Borbón, y la política de hundimiento del sistema universitario público que fragua el otro, ha demostrado ser muy alargada.

La indignación de Wert y del Borbón ante la evidencia de que su provocadora visita levanta una polvareda de incomodidad y rechazo, y de que se verían en la obligación de tragarse más de un sapo en Zaragoza, habrá sido de época. Aún así, infinitamente menor a la que sienten muchos estudiantes que se las ven y se las desean para iniciar o proseguir su formación universitaria por falta de recursos económicos; o a la que siente el menospreciado personal docente e investigador, cada vez más desmotivado, y con también cada vez menos respaldo de los poderes públicos para el adecuado cumplimiento de sus funciones; o el de administración y servicios…

La intolerancia del PP ha vuelto a hacerse patente, porque  siguen sin respetar que quienes están afectados por sus recortes ejerzan sus derechos de expresión y manifestación y es fácilmente deducible que la cancelación del acto de apertura del curso universitario previsto responde básicamente a la negativa del ministro Wert y del Partido Popular a reconocer y enfrentarse a la realidad del rechazo que causan sus políticas educativas, el recorte de becas o los tijeretazos a la investigación.

La organización del acto ha sido siendo objeto de duras críticas y malestar a lo largo de esta semana. U ejemplo: la decisión de no invitar a todos los miembros del Consejo Social de la Universidad de Zaragoza, entre ellos a las personas representantes de los grupos parlamentarios en las Cortes., con la excusa de que la presencia de Felipe de Borbón  y del ministro obligaban a restringir la asistencia.

Eso sí, el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, ha salido a la opinión pública para mostrar su indignación particular (me río de este tipo de indignaciones) ante la decisión del rector de la Universidad de Zaragoza de desconvocar el acto, porque según ha declarado, podía haberle llamado y solicitado la entrada del Cuerpo Nacional de Policía el el Paraninfo. ¡Con un par! Ya es lo único que faltaba: meter a la policía nacional en la Universidad… Chusco, chusco…

 

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Aurora portero permalink
    20/09/2013 6:58 pm

    Clara tu argumentación. Me ha gustado. ¿Hasta dónde tiene poder un gobernador civil para allanar cualquier el recinto universitario? Me recuerda hacia los años 1975/76, más o menos, cuando tenía autorización (no sé quién la otorgaba) para entrar los “grisis” en la Universidad porra en mano encorriendo, lanzando pelotas de goma o los tanques de agua por la plaza San Francisco (en alguna ocasión estaba allí). Pero creía que esa atribución estaba vetada.
    Creo que una de las “personalidades” más afectadas por esta cancelación es la señora Dolores Serrat, como tu dices, Nieves, iba con esta inaguración del curso escolar en Zaragoza, iba para matrícula de “honor”. ¡Pues no hay examen! Los recortes también llegan a los “poderosos” (¿Y qué es ser poderoso?)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: