Skip to content

Movimientos PP para que retrocedamos décadas: el informe CORA

25/06/2013

El Informe CORA, de la Comisión para la Reforma de las Administraciones, es el penúltimo capítulo de las ansias centralistas del PP. No tiene desperdicio, si queréis leerlo

Por lo pronto, parte de una supuesta “nueva cultura de cooperación y colaboración entre administraciones públicas, para planificar juntos” y pide un esfuerzo “básico de consenso, entendimiento y coordinación”… cuando ¡ni han contado con las comunidades autónomas y entes locales para elaborarlo!

Si algo queda claro tras su lectura es que les sobran las comunidades autónomas, y sus instituciones, como el Justiciazgo o la Cámara de Cuentas, que estaba contribuyendo a la fiscalización de las cuentas más recientes de Aragón… ¿o eso no es lo que interesa? También borra de un plumazo el proyecto de implantación del Instituto de investigación para el Cambio Climático en Zaragoza, en espacios de la Expo, con las muchas expectativas que levantó en su momento. Otro perjuicio y agravio a Aragón y a la Universidad de Zaragoza.

Aquí, en Aragón, tenemos además doble mala suerte, porque el Gobierno PP-PAR de Rudi lleva trabajando desde el minuto cero por esta causa recentralizadora de Rajoy. Por mucho que el Gobierno Central esté pisoteando nuestros derechos, reconocidos en nuestro Estatuto de Autonomía, el Ejecutivo de Rudi y sus socios del PAR no reblan en ese afán de ser más papistas que el papa.

El Informe se atreve a hablar de “devolución de competencias autonómicas”. Pero, ¿devolución?… ¿De qué hablan? No es posible “devolver lo que es tuyo”, en todo caso nos las robarán, porque las tenemos reconocidas por ley (por cierto, el Estatuto es una ley orgánica aprobada con los votos del PP), no lo olvidemos. Y si les sobra material y gastos, que se apliquen el cuento y se pulan los ministerios sobre materias cuyas competencias estén atribuidas a las Comunidades Autónomas (sanidad, cultura, educación…). Tienen para elegir y para “adelgazar” lo que se proponen, mucho más que a costa de las prestadoras de servicios, CCAA y entidades locales.

El Informe CORA se basa en toda una sarta de falsedades. Una de ellas es la que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, utilizó durante la presentación correspondiente, la semana pasada: la bondad reformista del PP, que -según su partido y ella misma- nos está llevando por la senda del desarrollo económico y del desarrollo del Estado del Bienestar… aunque no se lo deben de creer ni hartos de vino.

Más: hablan de que “reformar la Administración es dar confianza y seguridad”. ¿Quién? ¿El PP, con el tinglado de corrupción que tiene salpicándole hasta las orejas? ¡Por favor! No hay día que no nos levantemos sin que nos enteremos de alguna barrabasada más de la Gürtel, de Luis Bárcenas, del exmarido de la ministra Ana Mato, o de implicaciones de personajes muy significativos del PP actual entre los que nos encontramos a la propia familia Aznar-Botella. Eso, por no hablar de sobres, sueldos y sobresueldos, mientras al resto del personal le recortan hasta la corbata.

Difícilmente se puede utilizar más cinismo en tan pocas palabras, sabiendo como saben, y como sabemos el resto de la ciudadanía, que nos están hundiendo en un oscuro agujero del que va a resultarnos muy difícil volver a salir. Unas reformas que conllevan el empeoramiento incuestionable de servicios públicos esenciales, como la sanidad o la atención social, la precarización del empleo y, si se aprueba la educativa, la calidad de las aulas y de la actividad docente e investigadora de las universidades públicas, no auguraban nada bueno, como está demostrándose, además de interferir en la toma de decisiones de las comunidades autónomas o, lo que es lo mismo, en su autogobierno.

Hay poco debate posible en la descripción de la realidad que nos está tocando vivir: la mayor parte de la gente vive (vivimos) peor… o mucho peor, que hace un par de años, y en buena parte por culpa de esas reformas. Ninguna de ellas, como ninguna de las medidas que en Aragón o fuera de Aragón están asfixiando nuestros servicios públicos, echando personal necesario a la calle, amontonando niños en las aulas, cerrando plantas en los hospitales o privatizando serviciosha servido hasta el momento para que la ciudadanía esté mejor. Y tenemos cada vez más número de personas en situación de pobreza y/o de exclusión social.

Que quede claro que Aragón no necesita la tutela de “papá Estado” como decía mi compañero José Luis Soro, presidente de CHA:

Y, por cierto, que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pretenda vincular el cumplimiento de las medidas de la reforma que aparecen en el Informe CORA a la fijación del déficit público para cada Comunidad Autónoma, como afirmó el pasado jueves, es pura coacción.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: