Skip to content

CHA: defendamos las bibliotecas públicas para una sociedad culta y libre

13/02/2013

¿Qué harán PP y PAR el viernes cuando propongamos en las Cortes estas medidas? Estamos reclamando más y mejor organización y planificación, y actualizar la legislación, y eso no tiene contraindicaciones, es cuestión de voluntad política solamente.  También pedimos más dotación presupuestaria para mejorar los recursos humanos y materiales, pero es que con un pellizco de lo que nos cuesta Motorland podríamos solventar la papeleta. Ahora mismo estamos en peores niveles de inversión que hace dos años, porque desde 2011 se ha quedado un millón de euros por el camino.

Las bibliotecas públicas cumplen un papel fundamental y mi opinión es que los poderes públicos deben protegerlas, proteger a las y los bibliotecarios que trabajan en ellas, fomentar la lectura, la información y el desarrollo del espíritu crítico de la ciudadanía, que buena falta nos hace. Mal comenzó el Gobierno de Rajoy suprimiendo la dirección general del Libro, Archivos y Bibliotecas con la manida excusa pepera de la “reorganización”. Esa decisión fue todo un gesto de por dónde van las cosas con esta derecha, aún sabiendo que las bibliotecas públicas en el Estado y, en concreto, en Aragón, se mantienen por debajo de la media europea en indicadores relacionados con el número de profesionales empleados, infraestructuras, fondos etc.

Pues bien, en vez de potenciar las bibliotecas públicas, para que puedan desempeñar su importante función educativa y social, se hace todo lo contrario: lo hace el Gobierno de Rajoy desde Madrid, y lo hace el Gobierno de Rudi, con la consejera Dolores Serrat a la cabeza, y su director general de Cultura Humberto Vadillo (alias “el desaparecido”). En dos años de mandato ya le han dado un buen mordisco a la partida presupuestaria para el programa 4522 “Gestión de Bibliotecas”: casi un millón de euros se han llevado por delante… y lo han dejado con menos de 5,5 millones (en 2010 había casi 7 millones). Han mermado la miseria que había el año pasado para transferencias de apoyo a ediciones y publicaciones periódicas y dejado temblando a los ayuntamientos: ¡ni un euro para las bibliotecas municipales!

Hace poco leía que la biblioteca pública es una célula básica de desarrollo cultural y un servicio básico de inclusión social, y estoy de acuerdo. Lo malo es que, con la excusa de la crisi,s van a acabar con ella, y por eso nos pareció oportuno en el G.P. CHA impulsar este debate en las Cortes de Aragón, sobre todo ahora, aunque han sido muchas las veces que hemos sacado el tema a la luz en años y legislaturas anteriores. La decisión de Dolores Serrat de cerrar las puertas de las bibliotecas públicas del Estado en Aragón -en Huesca, Teruel y Zaragoza- fue la gota que colmó el vaso y, si no restifican, también se llevará por delante puestos de trabajo interionos (mejor dicho, personas que están ocupando esos puestos, con profesionalidad, pero en situación de interinidad). Que un gobierno autonómico sea más restrictivo que el estatal a la hora de procurar servicios a la ciudadanía es incomprensible… o yo, por lo menos, no lo entiendo. Según Serrat, pese al Real Decreto que obliga a una apertura de las bibliotecas públicas de titularidad estatal y gestionadas por la comunidad autónoma durante seis días a la semana, ella puede hacer  lo que quiera, porque habría otro posterior que le da esa libertad. Aún peor, porque pudiendo abrir hasta el sábado por la tarde y el domingo por la mañana, como sucede en otros lugares, aquí, en Aragón, nos pasan de 6 días a 5 por semana.

A mí eso de que se autorice la ampliación de horarios comerciales para que las grandes superficies puedan abrir en fin de semana, y que, por otro lado, se cierren centros culturales públicos como las bibliotecas, museos o archivos, me parece un insulto y una prueba del tipo de miras de quienes nos gobiernan… más preocupados por saciar ambiciones económicas que por garantizar derechos sociales y ciudadanos que muchas personas consideramos fundamentales. Y eso, como para que encima Serrat nos diga que la Biblioteca de Aragón tiene que ser un centro de referencia cultural… ¡Qué ironía! (…o mala baba).

¿Es posible que cada vez haya más facilidades para acceder al consumo de bienes y servicios, pero más dificultades para acceder a la cultura? ¡Es de locos!

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: