Skip to content

La cocina administrativa PP-PAR en relación con las comarcas

26/11/2012

“De cómo utilizarlo todo para fines partidistas”.  Así podríamos titular el anuncio de Rudi sobre los recortes en consejerías comarcales. Puro anuncio propagandístico, porque PP y PAR están creando decenas de cargos de asesores y colocando a personas a dedo en puestos claves de la administración autonómica.

Habrá una Ponencia en la que todas las formaciones políticas en las Cortes de Aragón debatiremos sobre reordenación administrativa y competencial, pero los socios nos lo traen ya todo cocinado a su gusto e interés. El coste es grave: desprestigio de la administración comarcal, básica para acercar la prestación de servicios a la ciudadanía en un territorio como Aragón, que acaba siendo vista como un nido de ratas aprovechadas. Uno de los problemas más graves en la gestión comarcal es la utilización del dinero público para dietas, sueldos y demás remuneraciones de los equipos de gobierno de las comarcas, como CHA lleva denunciando desde hace años, pero en eso no entran ni PP ni PAR.

Rudi habló ante las siglas del PP, confundiendo conscientemente partido y gobierno (le va a hacer competencia a José Ángel Biel), como una excusa más para evitar reprobar y atajar las formas caciquiles y el despilfarro llevado a cabo en algunas comarcas aragonesas, en 22 de las cuales gobierna el PAR o el PP.  De las 32 comarcas aragonesas, 14 están gobernadas por el PAR mediante acuerdos con PSOE o con PP, y 8 por el PP. PP-PSOE-PAR… vaya, vaya: los dos grandes y el del medio.

Ya se cuidan bien de reprobar y atajar el despilfarro de dinero y las formas caciquiles llevadas a cabo en algunas comarcas aragonesas, que en su mayoría están gobernadas por la coalición PP-PAREs más, si se quitan de en medio la representación de la ciudadanía que está harta de sus manejos, mejor que mejor.

Fuegos artificiales y acción propagandística, pero se les ve el plumero. Decir que el PP y el PAR ya han acordado recortar en un 30% el número de consejeros comarcales es un desprecio a la democracia y a la representación parlamentaria. Han estado haciendo cálculos para ver qué le favorece más a ambos partidos y Aragón queda en un plano absolutamente secundario, por desgracia. Ahora bien, ya es pena que PSOE y PP tengan que plegarse siempre a los intereses particulares del PAR. Valoran tanto al socio que les permite ocupar los despachos de la DGA durante unos años que pasan por encima de algo importante: el PAR ha estado desde el primer momento controlando la política comarcal y, por lo tanto, algo tiene que ver con el deterioro de esta administración.

Rudi llegó a su investidura con el sacrosanto mensaje de la regeneración de la actividad política, y pronto se pudo comprobar que no había nada detrás. Desde que tomaron posesión del gobierno hace ya año y medio no han dejado de anunciar la supresión de puestos en la administración, cuando la realidad es que el gobierno PP-PAR está creando nuevos cargos y designando a dedo a personas afines a sus partidos para ocuparlos.

La racionalización de los gastos, la duplicidad de competencias o el uso de las comarcas como oficinas de colocación para amigos son los problemas de fondo en lo que se refiere a gestión comarcal, y no solo la comarcal. Hace poco sabíamos que los aragoneses íbamos a pagarle a un miembro de la FAES, la fundación del PP, para que Rudi le encargara no sé sabe bien qué… Me da que no tienen ganas de meter la mano en este pozo porque saben que acabarán manchados. Es más cómodo seguir creando pseudo-feudos de poder y seguir tapando la nefasta gestión del PP-PAR en las comarcas.

¿Quieren ahorrar? ¿Quieres eficiencia y eficacia? Un trabajo serio en la administración pública debe empezar por reordenar las competencias que tiene cada nivel de la administración y valorar si es útil tener una abultada delegación del Estado en cada Comunidad con subdelegaciones en cada provincia o unas diputaciones provinciales que pertenecen ya al pasado. Y no lo es en absoluto, salvo para garantizar la pervivencia de unos cuantos reinos de taifas y el modelo centralista.

Rudi recorta en servicios públicos, crea puestos de libre designación y recoloca altos funcionarios sin dar explicaciones, haciendo una política que la define: mucho ruido, pero pocas nueces.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: