Skip to content

El derecho de las mujeres a la reproducción asistida

18/11/2012

“Cumplir la ley”. Son palabras del consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia, Ricardo Oliván, cuando contestaba el pasado viernes 9 de noviembre en el Pleno de las Cortes de Aragón a mi pregunta sobre su opinión acerca de la posible exclusión de los tratamientos de reproducción asistida a mujeres lesbianas y solteras de la cartera de servicios de la sanidad pública.

Y de ahí no le sacamos cada vez que el grupo parlamentario CHA le pregunta sobre temas en los que no se quiere pronunciar. Sostiene que no tiene opinión salvo la de “cumplir la ley”. Y de ahí no le sacamos. Pasó lo mismo con mi pregunta sobre la reforma de la ley del aborto anunciada por el PP. Él no opina: se limita a cumplir. Pero, ¿necesitamos pagar realmente a un consejero que no tiene opinión y que se limita a ser un mandado? ¿Cómo no puede tener opinión alguien que ocupa un cargo político? Y si hay una ley que impide a las mujeres salir de casa, ¿también la defenderá? (Si pincháis en la imagen podréis ver el vídeo del debate).

Extracto de la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida

“Artículo 6. Usuarios de las técnicas: “Toda mujer mayor de 18 años y con plena capacidad de obrar podrá ser receptora o usuaria de las técnicas reguladas en esta Ley, siempre que haya prestado su consentimiento escrito a su utilización de manera libre, consciente y expresa.
La mujer podrá ser usuaria o receptora de las técnicas reguladas en esta Ley con independencia de su estado civil y orientación sexual”.

Estamos hablando del derecho de las mujeres a decidir libremente sobre su maternidad y a acogerse a la reproducción asistida, con independencia de su opción sexual y de su estado civil. Toda mujer, lesbiana o heterosexual, soltera o no, tiene reconocido por ley ese derecho.

Hoy, Oliván defiende ese derecho reconocido por ley. Mañana, si lo eliminan, defenderá lo contrario… Es decir, que vale para un roto y para un descosido… A eso se le llama nadar y guardar la ropa, con tal de no darse a entender, como decimos en Aragón.

¡Qué poca seriedad y qué poco respecto por los derechos de las mujeres!

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: