Skip to content

Las personas sordas necesitan el compromiso del Gobierno

17/11/2012

Con el “corazón partío” salí el jueves de la sede de la Agrupación de Personas Sordas de Zaragoza y Aragón (ASZA). Tenía conocimiento de los problemas que arrastra por culpa de la falta de compromiso del Gobierno de Aragón y, en concreto, del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) y quise conocer personalmente el trabajo callado que realizan. Algo sabía del tema, porque en el C. P. Recarte y Ornat, donde estudiaron mis hijos (y antes, durante un par de años, en la Purísima) estuve en contacto con una parte de la realidad que viven cada día las personas sordas. Unas veces, por amigos de mi hija mayor. Otras, por el contacto directo con sus familias, como es el caso de Silvia, una mujer valiente donde las haya, que nunca dejaba de venir a las reuniones de clase, acompañada de una intérprete, y que compareció hace unos meses en las Cortes de Aragón para explicar la realidad de ASZA. Nunca había entrado en sus instalaciones, y fue tan cálido el recibimiento que me sentí profundamente agradecida por que me abrieran sus puertas.

La sede de ASZA es un hervidero de gente y actividades

Pero, por otro lado, conocer la difícil situación que están viviendo después de que el IASS les haya quitado este año la subvención que les venía dando, y comprobar todo lo que está en juego, y muy especialmente para las personas de mayor edad, me dejó preocupada e indignada. Los recortes del gobierno PP-PAR están afectando a casi todo el  mundo, y a las personas con discapacidad, en particular. Toda la planificación económica de ASZA se ha ido al traste este año porque el departamento de Bienestar Social de Ricardo Oliván decidió cambiar las reglas de juego a mitad de año, sin importarle que hay personas contratadas para la prestación de servicios fundamentales. Si la cosa no cambia, la Agrupación tendrá que cerrar y después de ver lo que vi y escuchar a las personas que tuvieron la amabilidad de acompañarme en el visita o de contarme su experiencia, me parece sencillamente inconcebible. Estamos hablando de una Asociación que tiene su origen en 1928, casi nada, y que ha sido, y es, fundamental para mejorar la comunicación y la calidad de vida de las personas sordas en Aragón. Me enseñaron con orgullo las fotografías de su larga y fructífera historia, que guardan como auténticas reliquias y hubo más de una lágrima por todo lo que está en juego.

Su presidente, Eduardo Estella, nos contó la angustia que sienten él y toda la Junta por el futuro de ASZA después de tantas décadas, y por la supresión de los múltiples servicios que ofrecen.

En el Servicio de Orientación Laboral este año han cumplido su objetivo y han gestionado 80 contratos… Dos de las personas que lo han logrado son Silvia Mateos y Milagros Mayor. ¿Quién hará esta labor si ASZA desaparece? Yo creo sinceramente que sería una torpeza injustificable perder todo este trabajo. Ya solo hacerles pasar por la zozobra que están viviendo, sin saber qué puede pasar, es cruel. Y ya vemos cómo está el INAEM… recorte tras recorte, como para hacerse cargo de prestar los servicios que presta la Agrupación de una forma integral. Imposible a todas luces, vaya.

Durante la visita estuve fenomenalmente acompañada por los miembros de la Junta, Jorge Martín y Víctor Andreu, y el director gerente, Antonio Costa (de izquierda a derecha, en la foto), la intérprete de lengua de signos Isabel, a la que hacía ya un cierto tiempo que no veía, y que fue el eslabón necesario para que la compañera con la que acudí y yo pudiéramos comunicarnos con todas estas personas, y otras muchas otras que se fueron sumando a lo largo de las tres horas (se me pasaron volando) de la visita, como Mª Pilar, la secretaria de la Junta. A todos y a todas, muchísimas gracias, de todo corazón.

¿Cómo imaginar el cierre de la Agrupación y sacar de allí a todas las personas que estaban en ese momento, sin ninguna posibilidad de alternativa? El coste de su cierre no podrá asumirlo jamás la administración autonómica. Si la presidenta Luisa Fernanda Rudi, el consejero Ricardo Oliván o el director gerente del IASS, Francisco Peña, o quien le suceda tras su cese, tienen alguna duda de lo que digo, lo único que tienen que hacer es darse una vuelta por la sede de la Agrupación y rápidamente comprenderán que han actuado mal y de forma injusta con ASZA y con la comunidad de personas sordas de Zaragoza y de Aragón que representa.

En sus manos está que la vida continúe en la C/San Voto de Zaragoza, o matar este proyecto, las ilusiones que almacena y, lo que me parece más grave, complicar aún más la vida de muchas personas que son sordas pero tan ciudadanos o ciudadanas como ellos o como yo misma, y que se encuentran en pleno siglo XXI con barreras de comunicación y de socialización imperdonables.

Por lo pronto, el G.P.CHA hemos solicitado la comparecencia del consejero Oliván en las Cortes para que explique las razones que le han llevado a tomar una decisión tan incomprensible.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Anonimo permalink
    20/11/2012 12:59 pm

    Que importante es que nuestros políticos reciban la información de primera mano y tengan un mínimo interés de informarse antes de tomar decisiones, ya que creemos que son profesionales.
    Sin tener en cuenta ninguna predilección política las personas dejan su huella por sus actos y esto nos hace grandes o viles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: