Skip to content

Sanidad universal: una cuestión de humanidad

03/09/2012

El Periódico de Aragón ha publicado hoy un artículo que escribí hace unos días ante la entrada en vigor de las medidas del PP para excluir a personas en situación irregular, principalmente inmigrantes, del sistema sanitario público. Precisamente mañana martes 4 de septiembre, a las 19.30 horas en la Plaza de España de Zaragoza, la Plataforma Salud Universal, de la que CHA forma parte, ha convocado una concentración. Os invito a leer el artículo y os animo a participar mañana en este acto reivindicativo y de protesta.

Sanidad universal: una cuestión de humanidad

El frío Real Decreto-ley 16/2012 para la reforma del sistema sanitario público oculta la angustia de muchas personas que de la noche a la mañana han comenzado a perder el derecho universal a una atención sanitaria pública y de calidad.

El PP de Rajoy está cometiendo un atropello humanitario sin precedentes. Es inhumano pretender reducir a las personas a meras cifras, y más inhumano, si cabe, es despojarles de su dignidad con la excusa de la crisis, provocando una peligrosa fractura en la cohesión social que tardaremos mucho en cerrar.

En Aragón, conocíamos hace unos días que un centenar de médicos decidían hacer uso de su derecho a la objeción de conciencia para seguir atendiendo a la gente, sin tener en cuenta las exclusiones que introduce la reforma, desde su lealtad con los pacientes y su compromiso ético profesional. Nunca les agradeceremos bastante este gesto en medio de toda la propaganda y presiones del PP.

Hay quien compra el perverso mensaje de la derecha insolidaria que nos gobierna y se cree las mentiras que se extienden cada día, con estrategia meditada, para justificar la supuesta necesidad de reformas como la sanitaria. Y quien cree que una de las causas de la crisis la tenemos en quienes han venido a vivir hasta aquí en busca de un futuro que no tenían en su lugar de origen. Ya lo hicieron muchos españoles y, por supuesto, aragoneses, abandonando sus pueblos y enfrentándose a una dura realidad para la que casi nunca estaban preparados. ¿Por qué lo olvidamos?

¿Por qué no recordamos, mejor, a la panda de mangantes y chorizos que se han estado llenando los bolsillos impunemente durante estos años, o la pésima gestión de gobiernos nada preocupados por todo tipo de corruptelas? Desde luego no son las personas inmigrantes las que “roban” nuestros recursos, pero el PP se aprovecha de su vulnerabilidad y trabaja intensamente para que se vayan cuanto antes: la mayoría nunca podrá cumplir los nuevos requisitos para acceder a la asistencia sanitaria pública.

Las organizaciones de solidaridad han comenzado a alertar sobre las exclusiones que ya se producen, pero si pensamos que estamos a salvo de la quema nos equivocaremos: se comienza con inmigrantes, se sigue con quienes nunca han tenido un alta en la seguridad social o similar (empleadas del hogar, mujeres separadas que no están a cargo de nadie, estudiantes universitarios, etc., como consecuencia de otro Real Decreto, de 3 de agosto) y no sabemos dónde acabaremos. Lo único claro en esta ley de la selva es que quien pueda pagarse su bienestar no tendrá problemas y que, para el resto, siempre quedará la caridad, piensa el PP.

Las tesis del Gobierno Rajoy las trasladan sumisamente a Aragón Rudi y el departamento que encabeza el consejero Ricardo Oliván. Un equipo que no tiene ninguna autonomía, puesto que las instrucciones son no desmarcarse de Madrid, al que parece que no le importan las graves consecuencias que conllevará la aplicación de la reforma y que no sabe cómo gestionar la objeción de conciencia de los médicos dispuestos a atender a todos sus pacientes, independientemente de su procedencia y situación legal o económica.

La universalidad del derecho a la salud y a atención sanitaria pública está recogida en el Estatuto de Aragón y en la ley aragonesa de Salud, pero ya estaba presente en la Constitución y en declaraciones de derechos humanos. ¿Lo sabían Rudi y Oliván cuando asumieron sus cargos? Porque todo esto se lo quiere cargar el PP, con el apoyo de sus socios.

En fin, nadie debería tener que preocuparse por si recibirá o no atención sanitaria y tutela a su salud, y menos en el momento actual de tantas dificultades para una parte considerable de la sociedad aragonesa. Para algo están los poderes públicos, que deberían estar siempre a su servicio… pero el Gobierno de Aragón no parece estar por la labor.

Si olvidamos que los gobiernos existen para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía y preservar sus derechos, y olvidamos la solidaridad como un valor esencial de la convivencia, nos moriremos como sociedad y solo nos quedará la soberbia, la envidia y la mezquindad.

Debería cundir el ejemplo de los médicos que nos están dando toda una lección de ciudadanía, de ética y de coherencia con el compromiso que asumieron en el juramento hipocrático. Pero, ¿qué pasa con el resto de profesionales de la sanidad pública? ¿Y qué pasa con la sociedad aragonesa?

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: