Skip to content

Excelente número de la revista El Ebro: Labordeta y Aragón

28/04/2011
De izda. a dcha.: Antonio Peiró, Nieves Ibeas, Paco Pacheco y Pepe Melero, al inicio de la presentación

Ayer tarde se presentó el volumen nº 8 de la Revista Aragonesista de PensamientoEl Ebro, en la sala de la Institución Fernando el Católico, publicada por la Fundación Gaspar Torrente, a la que reitero desde aquí mi agradecimiento por haber tenido la deferencia de invitarme a participar en nombre de CHA, en un acto dirigido por su presidente, mi querido amigo José Luis (Pepe) Melero, ante la presencia de numerosos amigos y de Juana de Grandes.

Tras las palabras de José Luis Melero, autor de uno de los trabajos, como reconocimiento a la figura y a la trayectoria de Eloy Fernández Clemente, fue el turno de Antonio Peiró, director de la revista, que se ha encargado de apuntar los contenidos de cada uno de los artículos publicados. La revista realiza un interesante recorrido por la vida política de José Antonio Labordeta,a través de la mirada de José Luis MeleroJean-Pierre CastellaniBizén Fuster y Francisco (Paco) Pacheco, e incluye fotografías históricas de diversos momentos de las campañas electorales en las que participó.

Pero  la revista incorpora asimismo otras cuestiones relativas a la realidad del aragonesismo, como la ley de uso, protección y promoción de las lenguas propias de Aragón, o el proceso de comarcalización, de la mano de José Ignacio López Susín,Francho Nagore LaínJosé Miguel Gràcia Zapater y Jorge Marqueta.

Durante su intervención, Paco Pacheco realizó una semblanza política y personal de José Antonio, con quien trabajó codo a codo desde su puesto de coordinador de CHA en el Congreso de los Diputados. Paco recordó algunas de las intervenciones más interesantes de Labordeta en relación con la oposición al trasvase del Ebro, en contra la guerra de Irak, en defensa de los intereses generales de Teruel y, en defensa de los de Aragón y de su dignidad, desde unos pilares sólidos de izquierda.

En cuanto a mi participación, pretendí rendir un pequeño homenaje al compañero fallecido hace ya siete meses, recordando la despedida que le rindieron tantas y tantas personas a las puertas de la Aljafería. Quienes estuvimos allí, tuvimos conciencia de estar viviendo un acontecimiento histórico irrepetible, de esos que cuesta que se den en Aragón, y más en el momento actual, por culpa del adormecimiento al que nos están arrastrando gobiernos de muy bajo perfil político.

Fue la despedida a una de las figuras políticas más significativas de estas últimas décadas, que desde finales de los años sesenta despertara la conciencia aragonesista, entroncándola con los movimientos aragonesistas anteriores a la guerra civil.

José Antonio Labordeta tuvo amistades de todas las ideologías y en todo el espectro político, consecuencia de una inusual apertura de mente y de corazón. Pero para interpretar su significado, es obligado considerar su compromiso político con CHA, algo que podemos y debemos reivindicar con orgullo.

De no ser así, Labordeta quedaría amputado de una parte importante de su vida. Al mismo tiempo, la historia de CHA también quedaría incompleta de prescindir de sus aportaciones y de su compromiso con nuestro proyecto político, en el que mejor encajó, al que le facilitó un grado de conocimiento incuestionable, y desde el que protagonizó una de las páginas más brillantes del aragonesismo de izquierdas.

Como ya escribiera en alguna otra ocasión, Labordeta fue el mejor diputado aragonesista que Aragón pudo soñar, el hombre gracias al cual Aragón existió en el Congreso de los Diputados durante dos legislaturas, con un entusiasmo difícil de igualar: todo un orgullo para los hombres y mujeres de CHA.

Hoy, el reto sigue siendo el mismo que él asumió junto a CHA, y lo mantenemos con más fuerza y más entusiasmo que nunca,desde Aragón, por y para Aragón. A un par de meses de cumplir 25 años de historia, las mujeres y los hombres de CHAsomos muy conscientes de que la ciudadanía aragonesa debe reaccionar y asumir que tiene en su mano conseguir un gobierno valiente para defender su dignidad.

Eso era lo que pedía aquella noche mucha de la gente agolpada ante la Aljafería para darle la despedida más entrañable y sentida, y ese es un objetivo fundamental para CHA. Necesitamos el mayor respaldo posible de la ciudadanía para poder cumplirlo, y, en última instancia, será este respaldo el que nos dé la llave para trabajar por el desarrollo de un Aragón orgulloso de su historia, de su patrimonio, de su riqueza medioambiental…

Y si lo tenemos, que a nadie le quepa la menor duda de que haremos lo que ya se sabe que hacemos cuando asumimos responsabilidades: trabajar con espíritu de servicio con vistas a una sociedad más justa, más igualitaria, solidaria, plural y participativa para que podamos construir, entre tod@s, un futuro más esperanzador para nuestros hij@s.

Mi enhorabuena a la Fundación Gaspar Torrente por la iniciativa, y mi felicitación a los coautores de una edición que mueve a la reflexión sobre el verdadero alcance del legado político de José Antonio Labordeta.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: