Skip to content

Nuestras comarcas mineras se mueven para sobrevivir

16/09/2010

Entre Marco Negredo (que salía del encierro) y Javier Carbó (que le relevaba). Fotos de Carmen Montañés

Ayer por la mañana fui a Ariño junto con Juan Campos, secretario de Organización de CHA, para mostrar nuestro apoyo a las acciones de defensa del empleo en Cuencas Mineras y en Andorra-Sierra de Arcos y, en concreto, a las personas encerradas como protesta en el Ayuntamiento de esa localidad.

Como la ocasión lo merecía, nos han acompañado Ángel Sánchez, nuestro Secretario Territorial para las comarcas turolenses, Pepe Navarro, concejal de CHA en el Ayuntamiento de Teruel y nuestro diputado provincial en la DPT, así como Antonio Rodríguez, compañero de Escucha o Merche Bellido, compañera de Andorra.

A las 12 se produjo el relevo de los turnos de encierro, y viví el momento emotivo en el que mucha gente se concentró a las puertas del Ayuntamiento para recibir entre aplausos agradecidos a quienes salían del encierro y a quienes entraban a sustituirles.

 

CHA está participando activamente en esta protesta: entre las personas que salían estaba nuestro compañero Marco Negredo, vecino de Andorra y candidato de CHA a las Cortes de Aragón por Teruel en 2011; y entre las que entraban, el compañero Javier Carbó, alcalde de CHA en Escucha.

He podido charlar un rato con representantes institucionales y sindicales de la zona, así como con gente de los pueblos del entorno, que nos han trasladado su gran preocupación y su fuerza.

Los ánimos estaban un tanto caldeados... y con razón

Se suponía que ese dinero tenía que haber sido utilizado para la reconversión del sector y, sobre todo, para garantizar puestos de trabajo, de calidad, para que sus pueblos tengan vida y futuro esperanzador para quienes llegan por detrás.  Pero no ha sido así.

La repercusión en la reindustrialización de estas comarcas ha sido escasa hasta el momento, y la gente está ya cansada. De hecho, cuando saltó la noticia de los planes de la Comisión Europea para adelantar la supresión de subvenciones al sector, de 2020 a 2014, ya estábamos en plena crisis, por lo que la decisión europea fue un mazazo.

No se puede permitir que ahora decidan cerrar el grifo sin una alternativa. Es normal la preocupación de las personas de estos municipios porque está en juego su futuro y la posibilidad de que sigan viviendo aquí. Y vimos con mucha preocupación cómo recibían las noticias sobre esta cuestión con total escepticismo porque, a estas alturas, con tantas promesas incumplidas y con tanto dinero derrochado, el futuro se sigue viendo muy complicado.

Para embarrarlo todo un poco más, justo cuando llegué alguien les contó que, por la mañana, la televisión pública aragonesa había dado una noticia esperanzadora sobre un posible acuerdo beneficioso para el sector. Allí se estaba esperando a la reunión de la tarde, entre el ministro Sebastián y los representantes sindicales, y esa noticia dejó desconcertada a la gente, sin saber qué opinar. Nadie la firmaba, pero fue suficiente para generar sentimientos encontrados.

Al mediodía, el presidente Iglesias avanzó que el acuerdo, en efecto, estaba cerca… pero no tenía nada a lo que agarrarse y, al final, por la noche me enteré de que la desconfianza de la gente tenía sentido: no se avanzó gran cosa, por lo que se prosiguen las protestas. Desde aquí, un abrazo muy fuerte y solidario a todo el mundo. 

La necesidad de reindustrialización de la zona es innegable pero, por lo pronto, lo que se está pidiendo es que haya las máximas garantías para preservar puestos de trabajo. Lo malo es que durante estos últimos años han llegado muchos millones a las comarcas mineras a través del Plan Míner.  Y no ha habido control, esa es la verdad. Y eso es imperdonable cuando se trata de dinero público.

De eso saben mucho nuestros ligallos; los compañeros de Escucha, y sobre todo su alcalde, Javier Carbó, estuvieron años siguiendo y persiguiendo las oscuras andanzas económicas del ayuntamiento en la última década. Veían que la situación del pueblo era insostenible y que iba a reventar por algún lado, como fue. Al final, aún arriesgándose a asumir una gestión complicadísima, tuvieron la valentía de responsabilizarse de sacar a Escucha del agujero en el que se encontraba y ojalá que sus vecin@s sepan reconocerles es gran esfuerzo realizado (¡y lo que les queda!).

Necesitamos una salida digna para el sector y, sobre todo, que los poderes públicos tengan en cuenta que tratan con personas, no con números. Es preciso una respuesta urgente desde el Gobierno de Aragón y el Gobierno estatal, porque no se puede seguir mirando hacia Bruselas esperando que saquen las castañas del fuego sin actuar ni presionar desde aquí.

Nuestras comarcas nos están dando una gran lección sobre cómo tiene que implicarse la ciudadanía en el desarrollo de nuestra sociedad. ¡Entalto!

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: