Skip to content

La rasmia de Labordeta, en Veruela

02/08/2010

Puede parecer una paradoja, pero lo del sábado fue un canto a la esperanza, tal y como quería Trinidad. El sábado quise estar en el homenaje que había organizado Trinidad Ruiz Marcellán (de vez en cuando se veía ir de lado a lado a Marcelo Reyes, con un pañuelo en la cabeza), una mujer entrañable de cabello de fuego y un espíritu poderoso capaz de reunir a casi 2.000 personas en el Monasterio de Veruela en torno a la figura de José Antonio Labordeta.

No pude asistir a todos los actos del Festival Internacional de Poesía Moncayo que había comenzado dos dían antes, pero quise estar ese sábado.  A título personal, desde luego, junto a Ángela y Ana, Marta y Carmela (y, ojalá que hubiera podido ser también junto a Juana y a José Antonio). Y, por supuesto, en representación de CHA, el proyecto político que nos une, que tanto le debe, y que estará para siempre vinculado a él, junto con otros compañeros, como José Gil, Chesús Yuste, Toño Gaspar, Antonio “el gaitero”…

Pese a ser un día complicado -un 31 de julio, con gente que sale de viaje y gente que regresa- la respuesta fue muy cálida, pero la cámara fotográfica de Columna Villarroya, ayudada por Armando, dará cuenta, mucho mejor sin que yo, de las emociones de aquella tarde.

Reconozco que no sé por qué se insiste tanto en tipificar a José Antonio Labordeta como el símbolo de la “izquierda depresiva”, más allá de lo que él quiso representar, porque la actividad política de sus últimos años, en CHA, nos ha proporcionado un ejemplo de entusiasmo difícil de igualar en un momento en el que le hubiera resultado mucho más sencillo dedicarse a su senda artística sobre los escenarios.

Me atrevería a decir que hace falta mucho más que “una izquierda depresiva” para mandar a la mierda como lo hace él. De hecho, la rasmia de Labordeta debería ser reconocida públicamente en una sociedad en la que a veces le cuesta tanto a la gente “darse a entender”.

Su compromiso profundo con Aragón le llevó hace años ya a mojarse políticamente con una fuerza política que, aún con el paso del tiempo y de la experiencia acumulada, sigue creyendo en la utopía y basa su existencia en el amor por este País y en el deseo de verlo prosperar con los valores del socialismo y de la izquierda más solidaria. Si eso es fatalismo y depresión… ¡ojalá hubiera muchas más personas, de todas las edades, que pensaran como él!

Aún sin estar físicamente presente, José Antonio Labordeta existe con una fuerza inaudita en el corazón de este País, Aragón, y en el de muchas otras personas que no viven aquí, que le han conocido a lo largo de estos años, o que saben de él por una escritura que ha dejado una huella inusual en los tiempos que vivimos, en los que tanto vemos y escuchamos… y tanto olvidamos. Y poco importa que nos refiramos a la literaria, la musical, la audiovisual o la política.

El sábado, ya no fueron sólo las canciones y las palabras de algunos de sus mejores amigos, porque hubo gente más joven que quiso rendir homenaje al Abuelo. Y buena parte de ellos reivindicaron a su manera un País y un sentimiento identitario que nunca ha dejado de existir… pese a la voluntad obsesiva por adormecerlo desde el Pignatelli.

Y en el trasfondo de todo lo que vimos, escuchamos y vivimos, estuvo José Antonio Labordeta y su legado, un legado que CHA reivindica una y otra vez.

Muchas gracias, Trinidad, querida Trini, a ti y a todas las personas que habéis trabajado para hacer realidad el homenaje, porque nos habéis regalado un recuerdo histórico y tremendamente emotivo.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 04/10/2010 9:10 am

    Fue una jornada hostórica e inolvidable. Como lo han sido las de su muerte. Es gratificante ver que, poco a poco, vamos cumpliendo con la deuda que todos tenemos con el recordado Abuelo…

    • 04/10/2010 6:21 pm

      Pues sí, MAyusta, hace un momento estaba comentando con el responsable de un medio de comunicación aragonés la tremenda repercusión que está tenido su muerte fuera de Aragón… y eso sólo es posible cuando en vida has tenido una presencia con mayúscula. Como diría mi hijo, ¡este Labordeta era un crack!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: