Skip to content

La Universidad de Zaragoza debe ser motor de desarrollo y del nuevo modelo productivo

18/11/2009

Este próximo viernes 20 de noviembre, CHA pregunta al presidente de Aragón, una vez más, sobre los problemas económicos de la Universidad de Zaragoza y sobre el compromiso de su Gobierno.

La Universidad pública debe ser motor de desarrollo del cambio económico (en todo Aragón, en Zaragoza, Huesca y Teruel) y más vale que lo entienda pronto el Gobierno del Aragón, porque va a ser muy complicado compensar después todo el tiempo que están dejando pasar hasta ahora.  Mucho apoyo a la I+D en los discursos, mucho llenarse la boca con la importancia de la educación y la sociedad del conocimiento con vistas al nuevo modelo económico…

Y, ¿qué hace el Gobierno PSOE-PAR en época de crisis? Contrae el gasto en I+D y reduce el presupuesto de la Universidad de Zaragoza… justo lo contrario de lo que hacen los países que apuestan por el cambio de modelo económico. El artículo del profesor Vicente Pinilla, publicado este pasado domingo en el Heraldo de Aragón (091115 HE), lo explica a la perfección. Y aún pretenderán que les escuchemos parlamentar sobre la importancia de la calidad…  ¿De qué condiciones para la calidad hablan? ¿Con coste cero? ¿Qué mecanismos de control de calidad van a explorar? ¿El del ahorro? ¡Por favor!

Las cifras de los recortes que prevé el Gobierno para el próximo año no dejan lugar a dudas sobre su falta de voluntad política… o tal vez se trata  de algo que podría ser, incluso, peor: el desconocimiento total del sentido de la institución universitaria y la desorientación más absoluta para actuar al respecto.

El Gobierno plantea un “hachazo” del 4,66% al departamento de Ciencia, Tecnología y Universidad, responsable de las Enseñanzas Universitarias y, en suma, de la política de Investigación, Desarrollo e Innovación. Y si tenemos en cuenta las políticas de todos los departamentos, los datos comparativos de los Presupuestos de 2009 y del Proyecto de Presupuestos para 2010, dan cuenta de un reducción global  del 1,34% para Investigación, Desarrollo y Nuevas Tecnologías. ¿Qué le pasa al Gobierno de Aragón?

Para colmo, congelan la transferencia básica a la Universidad de Zaragoza y le recortan todo lo que pasa por delante: financiación por objetivos (-35,35%), actividades de fomento y educación (-1,1%), becas y ayudas para actividades universitarias (-27,86%), becas complementarias ERASMUS (-30%), infraestructuras y equipamientos (-25%)… Insisto, ¿qué le pasa al Gobierno de Aragón?

Hoy por hoy, la Universidad de Zaragoza, única universidad pública de Aragón, sigue sin tener una financiación suficiente para hacer frente a los retos que debe asumir. Cuenta con unos excelentes equipos de profesionales docentes e investigadores (por cierto, desde hace ya muchísimo tiempo, evaluados cada año por el alumnado, algo que no sucede en el resto de las universidades), y con un personal de administración y servicios experimentado que, enla inmensa mayoría de las ocasiones,  se dejan la piel por un proyecto público que requiere el máximo apoyo del Gobierno de Aragón… Pero no es suficiente.

No es de recibo  que el propio Gobierno pretenda dar la vuelta al asunto y esconder su falta de apuesta por la universidad pública tras unos supuestos “problemas de gestión” de  la propia la Universidad de Zaragoza que, al parecer,  devora los dineros de todos los aragoneses y aragonesas para su uso particular.  ¿A qué se refiere, exactamente? Deberían decirlo con claridad.

Como ciudadana me espanta oír estos mensajes sin explicaciones; como política, conociendo cómo funciona el equipo PSOE-PAR, me sorprende la desfachatez del consejero de Economía y Hacienda, Alberto Larraz, la del director general de Enseñanzas Universitarias, Jesús Jiménez, la casi siempre ausente consejera Pilar Ventura, y las del propio presidente Marcelino Iglesias, que nunca renuncia a intentar vendernos lo que no existe (ya veremos qué nos responde el viernes a la pregunta que le formulará mi grupo  sobre este tema).

Y, puesto que  tuve el privilegio de asumir durante tres años la responsabilidad de un vicerrectorado en la Universidad de Zaragoza, me admira que alguien que desconoce la vida universitaria se permita emitir juicios tan temerarios sin despeinarse. Pero, ¿acaso puede dar lecciones de gestión este Gobierno?

Las dificultades económicas que atraviesa la Universidad de Zaragoza no son el resultado de una situación coyuntural de crisis, por mucho que el Gobierno de Aragón insista en que parezca que es así. La UZ debe caminar, sin duda, hacia un modelo de institución mucho más cercana a los problemas fundamentales de la sociedad, y, en concreto, a los de la sociedad aragonesa, pero tiene que poder hacerlo desarrollando su plena autonomía… y sin una financiación suficiente, no es posible la autonomía.

Año tras año, CHA presenta enmiendas a los Presupuestos aragoneses para que la transferencia incondicionada del Gobierno de Aragón garantice poco a poco esa suficiencia. Sin éxito, todo hay que decirlo, porque el PSOE y el PAR defienden que no es necesario.

En el año 2000, la Universidad de Zaragoza emprendió un Plan Estratégico que requería financiación adicional, y hubo muchas acciones que se quedaron en el cajón porque, entre otras cuestiones, esa financiación vinculada a objetivos concretos no llegó.

Pero las clases hay que seguir dándolas, y hay que seguir atendiendo los grupos de prácticas y las tutorías, y participando en encuentros científicos, y generando conocimiento… aunque, como sucede ahora, sin el más mínimo apoyo económico de la Universidad, por restricciones presupuestarias. Con unas infraestructuras poco o nada adaptadas para la revolución metodológica que se pretende, con pocos laboratorios o salas de prácticas… y sin profesorado suficiente para atender grupos pequeños de prácticas y tutorizar los trabajos… ¿Cómo vamos a converger con las universidades europeas?

Y como “la nave va”, que dirían algunos -es decir, como se abren las puertas de la Universidad por la mañana, y se cierran por la noche- parece que se puede ir tirando. Pero la Universidad pública no puede “ir tirando” jamás.

Ya vale de discursos biensonantes sobre la necesidad de un nuevo modelo productivo basado en la I+D, en la educación, en la formación, calidad, espacio europeo o bolonias (lo que se quiera)… del propio Gobierno de Aragón, porque no se lo creen ni ellos. Son palabras para la galería, muy correctas desde el punto de vista político, pero absolutamente huecas para unos responsables políticos que se están dedicando a sobrevivir y a los que temas, como éste, se les quedan muy grandes.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: