Skip to content

El letargo del Presidente Iglesias

13/07/2009

El Presidente del Gobierno de Aragón califica de “trepidante” la actividad de su ejecutivo en el último año. Desde luego, el adjetivo podría servir para su agenda de visitas, recepciones oficiales e inauguraciones. Pero nada más. Marcelino Iglesias se ha convertido en un presidente para la foto, puramente protocolario, al que nunca oímos hablar en profundidad de los problemas reales de la ciudadanía aragonesa.

La actitud huidiza de Iglesias no es nueva, pero se ha agudizado desde que anunció que no se presentaría a la reelección, como si estuviera viviendo por adelantado su retiro. No sabemos lo que opina, no lidera ningún tema, no reivindica. En las Cortes sólo interviene una vez al mes, y porque el reglamento le obliga a atender las preguntas de los grupos de la oposición, que él resuelve –me niego a decir que las contesta- en cinco minutos.

Iglesias no ha dado cuenta de las responsabilidades de su Gobierno y de la Administración aragonesa en el caso de La Muela. No quiere saber nada de la precariedad laboral y del riesgo de exclusión social que existe, ni tiene opinión conocida sobre las últimas noticias alarmantes acerca del futuro de la factoría de General Motors en Figueruelas o de Galerías Primero. Y para colmo, se muestra tan sometido a las estrategias del PSOE de Madrid, para no crearse problemas dentro de su propio partido, que olvida que su prioridad, como Presidente, es Aragón.

¿Quién defiende nuestros intereses en Madrid? El corredor ferroviario mediterráneo está ya en la agenda de Zapatero para cumplir con las expectativas catalanas de comunicaciones transfronterizas y en detrimento de la travesía central pirenaica, clave para Aragón. Pero Iglesias calla.

El PSOE votó en las Cortes a favor de que Aragón participara en los organismos de gestión de cuenca del Ebro, y en la fijación de sus caudales ecológicos, junto con el resto de los grupos parlamentarios. Cuando el tema llegó al Congreso, ese mismo partido votó en contra. Y nuestro Presidente calla.

Iglesias sabe que el resultado del debate sobre la reforma del sistema de financiación autonómica es esencial para Aragón. Pero ha hecho poco más que levantar el teléfono para recibir instrucciones de Zapatero, que ni siquiera lo convocó a su despacho, y dejarse fotografiar con el ministro Chaves. Eso sí, sin plazos, ni compromisos, ni cifras.
Necesitamos un presidente que lidere los debates que interesan en Aragón, que se moje, que dé la cara ante los problemas, que asuma sus obligaciones y que piense más en la ciudadanía aragonesa que en su propio bienestar político y personal. Lo malo es que parece no tener ninguna intención de cambiar de actitud.

Iglesias ha acabado contagiándose de ese letargo en el que PSOE y PAR han tenido buen cuidado de sumir a Aragón, para que no se altere nada, no haya grandes aspiraciones y ellos puedan manejarse a su antojo, en una gravísima irresponsabilidad política y ética. Puede que a ellos les convenga construir un perfil bajo de expectativas, pero la mediocridad, de fondo y de forma, no conviene en absoluto a los aragoneses y aragonesas, a su presente, y, sobre todo, a su futuro.

(Este artículo fue publicado en Heraldo de Aragón el viernes 10 de julio de 2009)

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: