Skip to content

El Patronato fantasma del Archivo de la Corona de Aragón

13/04/2009

El pasado jueves 2 de abril, en el Pleno de las Cortes, el Presidente Marcelino Iglesias tenía que haber dado cuenta de las actuaciones de su Gobierno en relación con el Patronato del Archivo de la Corona de Aragón (ACA). O, mejor dicho, sobre el fracaso de su funcionamiento: no se reúne desde que se constituyó en enero de 2007.

Iglesias, que no se deja ver demasiado fuera de su agenda de visitas institucionales, no sea que le pongan en aprietos preguntándole por el “Muelagate”, no se dignó comparecer y pasó la papeleta a su consejera de Cultura, Mª Victoria Broto, para quien, por lo general, “todo va bien” y esto, claro está, también.

Los firmantes del acuerdo para la constitución del Patronato, entre ellos Marcelino Iglesias, brindaron aquel día con cava, y tuvieron frases inspiradas sobre lo histórico del momento. Interesadamente, en meses previos a la campaña electoral, prefirieron ocultar las discrepancias, que ya existían y que son las que están dando al traste con el Patronato.

En virtud de su Estatuto, la Generalitat de Cataluña reclama documentación del ACA que considera propia, lo que conllevaría la disgregación de los fondos que deben estar gestionados por las cuatro Comunidades implicadas: Aragón, Baleares, Comunidad Valenciana y la propia Cataluña. A pesar de los recursos de inconstitucionalidad presentados, Cataluña sigue adelante con el proceso de identificación de fondos propios, apoyada por el Ministerio, cuya anterior titular, Carmen Calvo, reconoció que existían, igual que ha sostenido César Antonio Molina.

Marcelino Iglesias y Eva Almunia sabían cómo estaban las cosas, y conocían la opinión del Ministerio de Cultura, que jamás se ha mojado por los intereses de Aragón. Claro que si no los defienden los máximos responsables del Gobierno de Aragón, ¿qué se puede esperar del Ministerio?

En una interpelación de CHA, en mayo de 2008, a la consejera Broto sobre el patrimonio documental y los archivos aragoneses, y, en concreto, sobre la “entelequia” del Patronato del ACA que seguía sin reunirse, ella se limitó a señalar: “tenemos un grupo de trabajo que está analizando los fondos y estableciendo el estatus de estos fondos”. ¿A quién se refería por “tenemos”? ¿Quién designó al personal experto que conforma ese grupo de trabajo? ¿Qué grado de independencia y objetividad tienen esas personas sobre la cuestión? ¿En qué están trabajando? ¿Es acaso personal técnico de la Generalitat?… Todas esas preguntas quedaron pendientes y, aunque se las formulamos de nuevo este pasado 2 de abril, Broto no respondió a ninguna.

En el colmo de los colmos, Broto pidió colaboración a todos los grupos parlamentarios para desatascar este tema, cuando es ella quién tiene la responsabilidad de gobierno, y además es vicepresidenta del Patronato del ACA, como consejera de Cultura del Gobierno de Aragón. Que yo sepa, a los consejeros no los nombra la cámara parlamentaria, así que parece bastante triste que tenga que escudarse en ello para ocultar su propia incapacidad. Las Cortes ya hacen su trabajo controlando e impulsando al Gobierno con acuerdos como el tomado el 22 de mayo de 2008, a raíz de una moción de CHA, instando a la convocatoria del Patronato cuanto antes.

El Real Decreto por el que se constituye el Patronato del ACA establece que éste puede ser convocado por su presidente (el ministro o ministra de turno) o por un tercio de sus miembros, y que debe reunirse, al menos, una vez al año. ¿Ha hecho algo Iglesias hasta el momento para que se convoque? Sólo hay una respuesta: No. Quién sabe si porque no quiere jaleos con nadie, porque quiere dejar la presidencia del Gobierno de Aragón con buenas perspectivas (para sí mismo, desde luego), o porque, como suele suceder, tiene otra cosa en mente que los intereses de Aragón, y ni él ni su equipo sabrían por dónde empezar. ¿Recordarán, siquiera, la Disposición Adicional 1ª de nuestro Estatuto de Autonomía?

Entretanto, ¿quién ejerce las funciones del Patronato, si no se ha convocado? ¿Quién usurpa ese poder de decisión? ¿Se reúne la comisión permanente?… Broto se calló y prefirió mirar hacia otro lado. Eso sí, tanto ella como el gobierno de Zapatero coinciden en señalar que “el Patronato está funcionando perfectamente”. En Aragón, todo parece posible. ¿Cómo, si no, pese a la incapacidad del equipo PSOE-PAR para defender nuestros intereses, siguen tranquilamente en sus sillones y aquí no pasa nada?

(Artículo de opinión publicado en El Periódico de Aragón el domingo 12 de abril 2009)

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: