Skip to content

IES Sobrarbe de Aínsa: el Gobierno sólo tiene en cuenta su propia opinión

12/02/2009

El departamento de Educación debería tener en cuenta algo más que su propia opinión antes de tomar determinadas decisiones sobre los centros educativos. Cuando un ayuntamiento, una comarca, las asociaciones de madres y padres, consejos escolares, etc., se ponen de acuerdo y el Gobierno de Aragón no tiene en cuenta sus opiniones y demandas, algo falla.

Es el caso de la construcción de un nuevo instituto de enseñanza secundaria en Sobrarbe, en la localidad de Aínsa, que ayer defendí en la Comisión de Educación, Cultura y Deporte de las Cortes sin éxito, porque el PSOE y el PAR votaron en contra con la excusa de que lo que hace el Gobierno es lo que está bien: es decir, que si ahora plantean una ampliación del actual edificio del instituto en vez de una nueva construcción es porque tiene que ser así. Me imagino que lo plantean desde su particular burbuja en la que la participación ciudadana queda reducida a mera anécdota.

Tuve la oportunidad de visitar las instalaciones y equipamientos de estos centros hace unas semanas junto con compañeros de la comarca (Pepe Sierra, José Ramón Ceresuela, César Ceresuela, José Mari Fantova, Joaquín Palacín y Agustín Muñoz, concejal de CHA en el ayuntamiento de l’Aínsa que fue quién nos invitó), para conocer de cerca el problema y, después de verlo con mis propios ojos, sinceramente, creo que sería mejor que el Gobierno renunciara a la ampliación y esperara unos meses para reunir a todas las partes implicadas y darle una vuelta al conjunto de los centros educativos de la localidad, incluyendo la construcción de un nuevo IES, porque la medida de ampliar el actual se va a quedar corta en poco tiempo.

El actual proyecto de ampliación supone crear nuevos espacios en el edificio existentes a costa de sacrificar poco a poco los espacios abiertos y de recreo, algo realmente difícil de entender. El espacio de recreo, que es además común para el instituto y el colegio adyacente, debería, en todo caso, crecer, no verse mermado. Con la idea del Departamento, se gastará dinero y habrá que volver a gastar dinero dentro de pocos años… y nunca se habrá mejorado de verdad el problema, porque las ampliaciones se plantean a costa de espacio de recreo y de utilización vecinal. L’Aínsa cuenta en la actualidad con estos dos centros, el colegio público de Infantil y Primaria, el CEIP Asunción Pañart, y el IES Sobrarbe, pero uno y otro tienen deficiencias que deberían haber sido subsanadas hace ya tiempo, y no precisamente con parcheos, porque la comarca de Sobrarbe, por fortuna, está creciendo y, en consecuencia, también aumenta la demanda educativa.

Hace años que ya se solicitó un nuevo edificio para Educación Infantil, y el departamento de Educación logró hacer las cosas al revés -y nunca mejor dicho- al contruir unas instalaciones con una orientación tan mala que obliga al alumnado de 3-6 años a seguir las clases con luz artificial durante todo el día. ¿Se imaginan vivir en Aínsa y que tus hijos no tengan luz suficiente en clase por una mala gestión? Pero además, todo parece ir en la línea de que seguirá aumentando el número de peques escolarizados, y que habrá que desdoblar espacios, mejorar urgentemente el comedor (ya al límite de su capacidad) y las cocinas. Con una matrícula de 200 alumn@s, faltan huecos, y aulas como la de integración acaban siendo utilizadas para muchas cosas.

Es una buena idea que se rentabilicen los espacios, pero que un aula como la de informática, a la que asisten todos los grupos para el uso de las TIC ,sea empleada también como biblioteca, aula de apoyo, aula de atención educativa/alternativa a la Religión, y por grupos de profesorado para cursos de formación, da cuenta de que no sobra nada. Por su parte, el edificio del instituto fue diseñado hace 50 años y las necesidades de entonces no son las de ahora. Se han aprovechado todos los rincones posibles, pero hace tiempo que ya no puede dar más de sí. Es más, los apaños que el departamento de Educación ha hecho en los últimos años dejan mucho que desear porque no han resuelto problemas como la falta de insonorización del aula de música, la falta de duchas y vestuarios en el minúsculo gimnasio, y los serios problemas de espacio para que las cosas funcionen bien. Si pueden funcionar es, sobre todo, gracias al esfuerzo de la comunidad educativa, incluidos los esquipos directivos, que hacen lo posible (y a veces, lo imposible) por adaptarse a las circunstancias.

La Consejera Broto debería comprender que esto no se arregla con un apaño circunstancial, porque los problemas existen ya (y se va a ampliar pensando en los problemas actuales), pero seguirán existiendo con la previsión de crecimiento del centro para cursos venideros… Sobre las condiciones mínimas de espacio que contempla Real decreto 1537/2003, de 5 de diciembre, mejor no hablar, porque no se llega ni en sueños.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: