Skip to content

Este país (que no “región”) necesita otro gobierno y otra forma de gobernar para salir adelante

31/12/2008

Ayer convocamos a los medios de comunicación para realizar el balance de este 2008, un año con mucho contenido político: año del RD Trasvase a Barcelona, de la Expo, de la renuncia anticipada del Presidente Iglesias, y sobre todo, es el año de la crisis económica, hasta el punto que somos la comunidad autónoma (o el país… pero no “la región”, como ha pretendido atribuirme algún medio) en la que más crece el paro.

¿Cuál es la opinión de CHA? Que estamos ante un Gobierno que no sabe qué hacer, que no tiene políticas coherentes y fiables (y mucho menos planificación), que se esconde cuando llegan los problemas, que incumple compromisos y que está inmerso en un proceso de desintegración. A las pruebas me remito.


Mucha Expo por aquí y por allá, pero si para algo le ha servido al Gobierno de Iglesias es como balón de oxígeno del GA y cortina tras la que poder esconder sus carencias. Lo cierto es que se ha desperdiciado una oportunidad de oro para sacar provecho de una financiación que necesitamos en Aragón desde hace tiempo para resolver temas sangrantes como el del Teatro Fleta (¿qué solar más jugoso, ¿verdad?).

Todo el mundo coincide en que la promoción de Aragón no ha sido buena, y bien que se podía haber aprovechado la ocasión para mostrar nuestra enorme riqueza histórica y cultural, pero ni se ha atrevido el PSOE ni se ha atrevido el PAR.

Para colmo, el final de la Expo está significando la caída en picado de la inversión del Estado en Aragón, justo al contrario de lo sucedido en Cataluña o en Andalucía. ¿Le suena esto a alguien? Claro que si se visitan otras comunidades autónomas (da igual cualquiera, casi), se podrá observar que sin Expo, y con independencia de que gobierne el PSOE o el PP, hay autovías que estructuran el territorio, hay tramos de autopista gratuitos mientras duran las obras en las carreteras nacionales, hay proyectos culturales interesantes, hay un mimo especial por lo propio… En fin.

En este Aragón de la Expo, cuyo lema central era “Agua y sostenibilidad”, el Gobierno de Marcelino Iglesias ha sido incapaz hasta de convencer al de Rodríguez Zapatero para que asuma la Carta de Zaragoza, que han convertido, lamentablemente, en una anécdota políticamente correcta mientras el propio Gobierno PSOE-PAR es objeto de investigaciones por parte de la Comisión Europea por proyectos dudosos como el de la planta de baterías de Albalate del Arzobispo. Conociéndolos cómo funcionan y cómo conciben el Medio Ambiente, ¿Cómo no van a preocupar los proyectos de minas (Borobia), cementeras (Puente la Reina), vertidos contaminantes (Sabiñánigo y Pradilla de Ebro), plantas de biodiesel, almacenes de CO2… o la ampliación de las pistas de esquí de Cerler?

El Pirineo está siendo objeto de un asalto especulativo inmobiliario sin precedentes. En vez de apostar por mejoras centradas en la gestión, el aprovechamiento, el uso de las instalaciones, en las infraestructuras de los municipios afectados y la mejora de las comunicaciones ya existentes de las instalaciones, el Gobierno de Iglesias opta por las ampliaciones desmesuradas, por la especulación urbanística y el crecimiento absolutamente desordenado.

¿Y los intereses de Aragón en todo esto? Los otros tipos de interés los podemos imaginar sin problemas en un gobierno que se mueve más por los intereses de cada socio que por los de nuestro país.

¿Qu hay que hacerle frente a alguien para que regrese a Aragón lo que es de Aragón, para que no nos claven un trasvase del Ebro (cuando lo pacta el PSOE), para que nos lleguen las infraestructuras que necesitamos, para que el Estado reconozca la deuda con Aragón, etc., etc., etc.?…  Ahí tiene Iglesias (y toda su cohorte) una seria dificultad que no tienen otros dirigentes políticos, del signo que sean. Llevamos muchos años de mala suerte en Aragón, porque hasta los gobiernos de la democracia, con todas la combinaciones que ha habido hasta el momento, han dejado bastante abandonados los intereses aragoneses. ¿Cómo van a abrir la boca ahora?

Este Gobierno PSOE-PAR está ya más que finiquitado, por mucho que recurran a los votos obtenidos y a otras cosas para defender lo contrario. No funcionan como gobierno ni en mayoría absoluta, que ya es triste decirlo: ¿o no es triste que con mayoría absoluta se dediquen a mover hilos para dar la impresión de que no presentan un Proyecto de Ley de Lenguas por falta de apoyos? A mí me parece lamentable y patético, sin más. ¿Qué gobierno es éste?

No funcionan como gobierno, no saben qué hacer con lo que tienen en las manos, salvo para ver cómo seguir en el cargo… y su técnica de echar las culpas a otros es de un nivel político también lamentable. Ni Teatro Fleta, ni Espacio Goya, ni proyectos a tiempo, ni Ley de Lenguas, ni Ley de Educación a tiempo, ni Centro Aragonés del Deporte, ni reducción de los tiempos de demora en las listas de espera, ni garantía de una prestación sanitaria adecuada desde el sistema público, ni garantía de desarrollo de la Ley de Dependencia, ni desarrollo rural, ni red ferroviaria adecuada, ni igualdad real de oportunidades en el sistema educativo, ni apuesta real por la universidad pública en los tiempos que corren… y así muchas cosas más. ¿Todo puede ser culpa de los demás? En absoluto, y lo saben bien.

Y encima, la crisis, que sin financiación adecuada… La imagen más reciente y rotunda del fracaso de este Gobierno en la defensa de la ciudadanía aragonesa es ésta: mientras ZP se reúne con otros presidentes, Iglesias se queda callado y asume las migajas que toquen. No sólo no exige reunión, sino que la llamada de teléfono le parece suficiente, y así puede seguir con su versión de “bueno de la película”.

Lo que no es de recibo es que para que Iglesias siga siendo el “bueno de la película”, Aragón nos quedemos por detrás, porque si hay algo bien evidente, que la gente entiende sin problemas, es que el Gobierno de Aragón no pinta nada en el conjunto del Estado. ¿De quén es la culpa? ¿De los demás?

Para ser “bueno”, Marcelino Iglesias nos está vendiendo, él, que tendría que tener bien presente que el acuerdo bilateral de financiación, los criterios demográficos y territoriales y, especialmente, los derechos históricos, deberían ser los pilares fundamentales en las exigencias aragonesas. No lo son.

En Aragón nos jugamos el futuro: sin autonomía financiera no existe la autonomía política. y sin suficiencia financiera no se puede hacer frente adecuamente a la crisis. Y, mucho menos, con un gobierno al que se le paga para que ponga soluciones encima de la mesa, no para que haga de comentarista y presente un presupuesto menos inversor que nunca (contra toda recomendación) y actúe con la prepotencia que le da la mayoría absoluta, no la razón.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: