Skip to content

Cursos de verano

27/09/2006

A lo largo de este curso vamos a estar muy pendientes de cuándo y cómo convoca el departamento de Educación los cursos de verano para perfeccionar idiomas en el extranjero.

El curso pasado la convocatoria de 130 plazas en Canadá (100 para inglés y 30 para francés) para alumnos de 1º y 2º de Bachillerato y Ciclos Formativos se publicó en el BOA el 26 de mayo, a menos de un mes del final de curso y del inicio de las vacaciones, con sólo diez días hábiles para presentar las solicitudes y sin la mínima difusión necesaria entre los alumnos, sus familias y los centros educativos, con lo cual no se garantizó suficientemente la igualdad de oportunidades.

Entonces denunciamos la falta de planificación del departamento al publicar la convocatoria tan tarde, a menos de un mes del inicio del verano y cuando la mayoría de las familias ya habían decidido la organización de las vacaciones para sus hijos(cualquier curso estival, en el extranjero o aquí, se contrata con meses de antelación). El enterarse de esta convocatoria no sentó muy bien a las familias que ya habían desembolsado una cantidad de dinero importante para enviar a sus hijos a un curso similar al subvencionado Gobierno de Aragón y al que podrían haber optado.

Lo normal hubiera sido, como sucede en otras Comunidades Autónomas, que se convocaran esas plazas y se informara a las familias con tiempo suficiente, en el primer trimestre del curso, para que éstas pudieran decidir si optaban o no a ellas y, en caso de optar y no conseguir plaza, poder buscar una alternativa adecuada. Y eso es lo que planteamos desde Chunta Aragonesista a través de una proposición no de ley que hoy se ha debatido en la Comisión de Educación de las Cortes, pero que ha sido rechazada por los grupos que apoyan al Gobierno, PSOE y PAR.

En nuestra iniciativa también proponíamos que se priorizara el desarrollo de estos cursos de formación en lenguas de otros estados miembros de la Unión Europea en esos mismos estados, como medida para optimizar los recursos públicos y evitar un gasto excesivo a las familias aragonesas. Parece lógico pensar que no cuesta lo mismo viajar a ultramar que a un país más cercano y, por tanto, con la misma cantidad de dinero, el departamento de Educación podría haber subvencionado muchas más plazas y, por tanto, beneficiado a más estudiantes.

Veremos qué pasa en este curso 2006-07 que acaba de empezar.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: