Skip to content

Iniciativas sobre el Teatro Fleta y el Espacio Goya

14/06/2006

Chunta Aragonesista ha criticado en numerosas ocasiones la gestión cultural y la política de protección del patrimonio que está desarrollando el Gobierno de Aragón, en particular sobre el Teatro Fleta y el Espacio Goya, cuestiones sobre las que ha planteado numerosas iniciativas parlamentarias. En el pleno de las Cortes de esta semana presentará otras dos más: una proposición no de ley solicitando que se cree una comisión de expertos para evaluar el estado actual del Teatro Fleta y una pregunta al presidente Marcelino Iglesias sobre el proyecto arquitectónico escogido para el Espacio Goya.

Así, el portavoz del grupo parlamentario CHA, Chesús Bernal, preguntará el viernes al presidente Iglesias si considera que “la defensa realizada desde el departamento de Educación, Cultura y Deporte del proyecto seleccionado en el concurso de ideas para el Espacio Goya es compatible con la responsabilidad legal del Gobierno de Aragón de proteger y tutelar el patrimonio cultural aragonés del que forman parte los edificios de la Escuela de Artes, del Museo de Zaragoza y su entorno”. Este proyecto, realizado por los arquitectos Herzog y de Meuron, supone, tal y como está planteado, acabar con la fachada del edificio centenario de la actual Escuela de Artes y otros elementos característicos que están protegidos por su condición de Bien de Interés Monumental. CHA considera que, en caso de que el Gobierno siguiera adelante con su realización, estaría infringiendo la ley y cometiendo un “atentado contra el patrimonio”. En cuanto a la proposición no de ley sobre el Teatro Fleta, la diputada portavoz de Cultura, Nieves Ibeas, será la encargada de defenderla el jueves.

En ella insta al Gobierno de Aragón a crear una Comisión de expertos en patrimonio cultural para que emita un informe acerca del estado del edificio antes de cualquier otra nueva actuación en él. Hasta ahora el Gobierno ha ocultado cuál es su estado real tras las intervenciones de que ha sido objeto en los últimos años y ha sembrado la confusión sobre su futuro al hablar, por un lado, de rehabilitación y, por otro, de nueva construcción e incluso de sustitución. La SGAE, que es ya copropietaria del edificio al 50%, señaló públicamente que no cabía más opción que derruirlo todo, y el proyecto que presentó al Gobierno era, en consecuencia, de nueva planta. Dicho proyecto, que la propia consejera Almunia también presentó a los grupos parlamentarios, implicaba la demolición total del edificio original y planteaba una nueva actuación sobre el solar resultante. En cualquier caso, el Gobierno se ha mostrado favorable a descatalogar el edificio actual, declarado desde 1986 por el Ayuntamiento de Zaragoza como bien de interés arquitectónico.

La protección otorgada por el Ayuntamiento obligaba a que las intervenciones en el edificio preservaran elementos como las fachadas, el patio de butacas, el vestíbulo o su estructura del edificio: “no sabemos cuánto de eso queda y cuánto es recuperable, y el informe de esta Comisión de Expertos resultaría esencial para determinarlo”, afirma la portavoz aragonesista, para quien ese informe debería vincular al Gobierno como responsable máximo de la protección del patrimonio y condicionar las futuras intervenciones en el edificio, tal y como ha sucedido en otras actuaciones anteriores sobre el patrimonio cultural aragonés.

Anuncios
One Comment

Trackbacks

  1. El blog de Chesús Yuste » Los minutos de la basura

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: